Cuidando hasta el último detalle, rústica y moderna a la vez, la boda de la Tamara y el Ángel fue dulce y de blanco algodón, gracias a toda la familia por las sonrisas y en Kiss me Frank por estas fantásticas fotografías de recuerdo. Hasta muy pronto!